La Península do Barbanza

Tierra de Castros

Bordear y adentrarse en la península do Barbanza es descubrir el lugar con mayor concentración de restos prehistóricos hallados en Galicia. Túmulos funerarios, petroglifos y castros dan cuenta de la enorme riqueza arqueológica de esta zona, de naturaleza desbordante y espectaculares playas y miradores.

Reservar

(+34) 881 091 209

La Península do Barbanza

Bordear y adentrarse en la península do Barbanza es descubrir el lugar con mayor concentración de restos prehistóricos hallados en Galicia. Túmulos funerarios, petroglifos y castros dan cuenta de la enorme riqueza arqueológica de esta zona, de naturaleza desbordante y espectaculares playas y miradores.

Cuna de notables escritores como Manuel Antonio, Rafael Dieste o uno de los gallegos más internacionales, Alfonso Daniel Rodríguez Castelao, Rianxo cuenta con un casco antiguo y un pequeño puerto con mucho encanto, con tascas donde saborear buenas tapas. Su término municipal incluye playas como la de Tanxil, con buenos servicios y rodeada de un excelente paseo marítimo, la Playa de las Conchas, que ofrece la posibilidad de la práctica de deportes náuticos, y otras menos concurridas como la Playa de Aceveira o la de las Tres Cruces, con una buena conservación natural. 
La fiesta más importante de Rianxo es la Fiesta de la Guadalupe, que se celebra entre el 8 y el 15 de septiembre. El primer domingo después del día 8, los vecinos sacan a la Virgen en procesión marítima. A las 12 de la noche, se apagan todas las luces del pueblo y miles de personas cantan al unísono A Rianxeira, tema popular gallego dedicado a Nosa Señora de Guadalupe.
Como toda la península del Barbanza, Rianxo es rico en yacimientos prehistóricos, entre los que cabe destacar el dólmen de Asados. Hórreos, molinos y pazos salpican este municipio que limita con la provincia de Pontevedra.Siguiendo en dirección a Boiro, se encuentra la población Taragoña con su amplia playa. Desde allí, subiendo al mirador do Castro se obtiene una amplia panorámica de todo el valle de Asados, la ensenada de Rianxo, el Barbanza y la ría de Arousa. 
Si se quiere pernoctar en esta zona, una buena opción es hacerlo en Boiro. En el entorno de la playa urbana de Barraña, que se extiende desde Rebordelo hasta el estuario del río Coroño, además de un camping encontraremos un área de servicio para campers. El paseo marítimo de 3 km de longitud que recorre este arenal dispone también de una buena infraestructura deportiva y de ocio: parque biosaludable, carril bici, campos de futbol y voleibol, área de entrenamiento, parques infantiles y puntos accesibles.  

Otro punto de gran magnetismo por sus impresionantes vistas es el mirador del monte de A Curota, situado a unos 500 metros sobre el nivel del mar. En su valle se encuentra también uno de los tesoros naturales de A Pobra do Caramiñal, las piscinas naturales del río Pedras, una serie de pozas que forma el río en las rocas. En esta villa marinera, que cuenta con la única alameda de Galicia situada al borde del mar, puede visitarse el museo dedicado a Ramón María del Valle-Inclán, que residió en la localidad. Su sede está en La Torre, un monumento histórico-artístico de interés nacional, construcción señorial del siglo XVI de estilo plateresco y uno de los mejores ejemplos gallegos del estilo renacentista en edificios civiles. 
En la parte más occidental de la península se encuentra el Parque Natural de las Dunas de Corrubedo, perteneciente al Concello de Ribeira. En este espacio natural protegido de 1.000 hectáreas de superficie se suceden las zonas dunares (4 km), playas paradisíacas, lagunas de agua dulce y salada, marismas y una gran variedad de fauna y flora. Aquí, donde los primeros asentamientos humanos dejaron su impronta, el monumento más famoso es el dolmen de Axeitos. La Pedra das Cabras es otra visita obligada. En esta zona de enorme riqueza en monumentos megalíticos, el principal atractivo del Parque Natural es, sin embargo, su duna móvil, única en Galicia, con una extensión de más de un kilómetro de longitud, 250 metros de anchura y una altura de 20 metros, y que puede visitarse sin invadir la zona dunar a través de una red de caminos y pasarelas desde el Centro de Interpretación. Son también de interés la laguna de agua dulce de Vixán y la salobre de Carregal.

Ya en la comarca de Noia, las playas de Xuño y As Furnas, en el municipio de Porto do Son, son una parada obligatoria para los amantes del surf, el avistamiento de aves y los largos paseos al lado del mar. Estos dos arenales (uno en realidad pues están unidos) presentan un entorno virgen con fina arena de color blanco y pozos de agua cristalina y color turquesa. Desde estas playas, que con frecuencia reciben la brava visita de las olas y el viento, se puede hacer una ruta a través de pasarelas y caminos, y acercarse a las lagunas de Xuño y Muro. Un lugar perfecto para disfrutar del atardecer. 

Siguiendo hacia el norte, nos encontramos con la desembocadura del Río Sieira. Este pequeño río nace en el corazón de A Serra do Barbanza, a unos 400 metros de altitud, y vierte sus aguas en una hermosa playa que lleva el mismo nombre. En su recorrido, por donde discurría el camino Real hace siglos, se conserva un pequeño puente de piedra medieval en forma de arco. 

El mayor atractivo de esta zona es, probablemente, el Castro de Baroña, el más importante y mejor conservado de Galicia, fechado en la Edad de Hierro. Su belleza y singularidad residen en el lugar elegido para erigir este asentamiento: una pequeña península rocosa, separada de la tierra por un istmo de arena. Un lugar de enorme atractivo y una visita obligada. 

Al salir de Porto do Son, entramos en la villa principal que da nombre a la ría, Noia, y que tiene sus orígenes en la Edad Media. Su casco histórico habla de un pasado señorial ligado al mar y a la piedra, con casas blasonadas, rúas porticadas, iglesias y plazuelas. Fueron precisamente las casas góticas del siglo XIV las que dieron a Noia su actual aspecto. Entre ellas, destacan la casa da Xouva, el pazo Dacosta, el de la Rúa do Forno do Rato y la casa do Rosa. Las tranquilas playas que la rodean en la tranquilidad del interior de la ría y el gran ambiente que se respira con la llegada del buen tiempo convierten la localidad en un lugar ideal para disfrutar de unas vacaciones inolvidables.

O Courel

La sierra mágica

«Courel dos tesos cumes que ollan de lonxe!
Eiquí síntese ben o pouco que é un home...».  Uxío Novoneyra, el poeta de O Courel.

Leer más
O Courel

Fragas do Eume

La joya forestal

Un paraíso para los amantes de la naturaleza y el bosque atlántico protegido más extenso de Europa.

Leer más
Fragas do Eume

Baixa Limia-Serra do Xurés

Territorio virgen

Aquí, historia y tradiciones de gran autenticidad completan la oferta de este territorio virgen al sudoeste de la provincia de Ourense donde el tiempo parece d...

Leer más
Baixa Limia-Serra do Xurés

Ferrol

La ruta del surf

El litoral ferrolano es un fantástico tesoro por descubrir. En los aproximadamente cincuenta kilómetros que separan Doniños y Cedeira se alternan pequeñas c...

Leer más
Ferrol

Fisterra

Costa da Morte

La Costa da Morte esconde la historia de amores y odios del occidente terrenal y las bravas olas que golpean su costa.

Leer más
Fisterra

Mariña Lucense

La joya del Cantábrico

La singular belleza de A Mariña seduce para siempre.

Leer más
Mariña Lucense

Rías Baixas

Las olas del Sur

El visitante pueden así disfrutar plenamente de las mejores playas, experiencias gastronómicas y vinícolas, de la riqueza patrimonial, del ocio y del dep...

Leer más
Rías Baixas

Ribeira Sacra

A las orillas del Miño y del Sil

Aquí, la singularidad la aportan los cañones del Miño y el Sil, la sucesión de viñedos, los extraordinarios miradores y los frondosos bosques salpicado...

Leer más
Ribeira Sacra

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar